Quiénes somos

Después de la reestructuración de la vida de todos los seres en el planeta por la pandemia del Covid-19, las relaciones que tendremos los seres humanos con el entorno natural y social que nos circunda habrá cambiado, desde el ámbito personal con nuestros seres amados hasta el geoestratégico entre las naciones del mundo, los mecanismos de control del virus ha desatado una ola de nuevos fenómenos, por un lado la contención individual por la seguridad sanitaria ha desatado nuevas formas de comunicación y modos de relacionarnos, que pueden ser a su vez utilizados como medios de control por gobiernos o grandes empresas y, por el otro, la necesidad de la sociedad global de incidir en la vida pública al percibir una catástrofe no sólo económica, social y cultural, sino ecológica que pone en entredicho los discursos del establishment que hasta ahora ha gobernado la política mundial. Es en este contexto que surge la imperiosa necesidad de participación de las ciudadanas y ciudadanos del mundo, esta revista es una plataforma de ideas progresistas para todas las personas que gusten participar con sus ideas, artículos, pensamientos, poemas, arte, análisis o cualquier expresión que construya fuerzas productivas creativas e incluyentes, abierta a cualquier grupo, colectivo o persona, con la finalidad de que sus mismes participantes en cierto momento tomen diferentes roles organizativos. Convocamos a que retomemos en nuestras manos no solo un nuevo horizonte de cambio social que reivindique nuestras necesidades inmediatas y compartamos nuestra visión, sino que posibilitemos las condiciones de una nueva narrativa social que ponga sobre la discusión pública los temas que son pertinentes para las generaciones presentes y futuras, tales como el cambio climático y la devastación ecológica del planeta, la economía solidaria que reivindique las necesidades humanas por sobre el mercado, la ayuda internacional a los países pobres y sus deudas, la reconversión energética, la cultura de la comunalidad por encima del individualismo consumista, el ingreso básico universal, la igualdad de género, los derechos de las minorías sexuales y étnicas, el antipatriarcalismo, entre muchos otros, que den pauta al debate nacional e internacional y se abran los canales para que puedan implementarse mediante políticas públicas, que estén bajo la vigilancia de sus ciudadanos y no al revés, es decir, que la vida en sociedad esté regulada bajo el empoderamiento de su ciudadanía y así, después de la larga noche construyamos un mejor mañana donde exista una verdadera democracia, justicia, igualdad, libertad, solidaridad, sustentabilidad ecológica, pluralidad, paz, prosperidad, reencuentro y luz en esta nueva realidad.

Lo más reciente

Contribución a la propuesta de una Política Regenerativa

“Es preciso recordar al compañero René Jaimez cuando nos habla de una “Investigación Social Crítica”, el cual sostiene que “el desarrollo de una razón crítica va más allá del desarrollo de una razón práctica, en el sentido de que la primera parte del esfuerzo de discernimiento, pero no se conforma con la “toma de conciencia” sobre la capacidad productiva/creativa (transformadora) del sujeto en su relación con el objeto, sino que encamina ese esfuerzo hacia la construcción de lo que Eric Olin Wright llama estrategias para hacer las utopías visualizadas factibles. Encamina el esfuerzo de discernimiento hacia la necesidad de construcción de horizontes utópicos: las utopías reales de Eric Olin Wright , pero también un horizonte utópico más radical: socialista, revolucionario. Así, la Investigación Social Crítica que proponemos hace dialogar a Eric Olin Wright con Márkus para levantarse sobre la base del desarrollo de esta razón crítica utopista. La teleología emancipatoria de la Investigación Crítica, resulta del esfuerzo de discernimiento de la dialéctica producción –reproducción (praxis) y se constituye en emancipatoria a través del planteamiento de estrategias claras y específicas para construir utopías reales que forman parte de una estrategia de emancipación socialista radical”. También creemos que seguir los pasos a ésta Investigación Social Crítica necesita de elementos de interpretación psicológica y la neurociencia que nos ayude a entender a profundidad dichos procesos emancipatorios. La política se trata de ser y hacer una mejor persona, pues es en beneficio de la comunidad, de su existencia”.

¿Porqué Socialismo?

“En segundo lugar, el socialismo está guiado hacia un fin ético-social. La ciencia, sin embargo, no puede establecer fines e, incluso menos, inculcarlos en los seres humanos; la ciencia puede proveer los medios con los que lograr ciertos fines. Pero los fines por sí mismos son concebidos por personas con altos ideales éticos y —si estos fines no son endebles, sino vitales y vigorosos— son adoptados y llevados adelante por muchos seres humanos quienes, de forma semiinconsciente, determinan la evolución lenta de la sociedad. Por estas razones, no debemos sobrestimar la ciencia y los métodos científicos cuando se trata de problemas humanos; y no debemos asumir que los expertos son los únicos que tienen derecho a expresarse en las cuestiones que afectan a la organización de la sociedad. Muchas voces han afirmado desde hace tiempo que la sociedad humana está pasando por una crisis, que su estabilidad ha sido gravemente dañada. Es característico de tal situación que los individuos se sienten indiferentes o incluso hostiles hacia el grupo, pequeño o grande, al que pertenecen”.

V. Marxismo y democracia

“Así pues, el camino hacia el socialismo es un camino cada vez más democrático, el marxismo ha ayudado en ese sentido a democratizar cada vez más a las sociedades y también, como señala el profesor Garandilla, la democracia, entendida en este sentido, es un camino esperanzador que ha permitido restringir el camino del liberalismo que, inevitablemente, en su misma dinámica interna lo conduciría al fascismo. Aquí podemos ver la diferencia abismal entre la perspectiva marxista y la democrática liberal, la primera sustentando e impulsando los procesos del ideal democrático a su nivel utópico (hasta la extinción del Estado y sus clases sociales) y; la segunda, con sus contradicciones constantes al justificar y pretender eternizar el status quo. Así pues, el concepto de dictadura del proletariado tiene que despojarse de la connotación antidemocrática que la democracia burguesa le acusa, pues en realidad dicho concepto se plantea de manera más democrática que como ha venido desarrollándose en la sociedad burguesa”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: